Prensa

Comunicado de Prensa

El 23 de abril de 2014, el descubrimiento del VIH celebra su 30° aniversario. Es hora de hacer algunas preguntas sobre lo que nos dijeron hace 30 años.

El documental de 80 minutos “No me callarán”, de la cineasta Anne Sono, es un retrato de seis mujeres de cuatro países, cuyas historias son impactantes y casi increíbles.

Anne Sono logró resaltar el aspecto emocional hacia el VIH / SIDA, así como sus antecedentes. Un valiente retrato que nos anima a repensar todo lo que anteriormente tomamos como un hecho.

Voces críticas siguen creciendo cada vez más fuertes. Son noticias escandalosas acerca de enfermedades fabricadas. Con Inutiles (más bien peligrosas) medicinas con efectos secundarios letales que están supuestamente sanando estas enfermedades. Podría ser que que el SIDA pudiera ser otro más de esos escándalos?

Dentro de unos años, la gente encontrará nuestra aceptación de la teoría del VIH=SIDA tan tonta como nosotros encontramos ahora a quienes excomulgaron a Galileo “.

(Kary Mullis, ganador del Premio Nobel – bioquímico estadounidense)

Por suerte, el bioquímico y premio Nobel Kary Mullis ya no es el único que dice la verdad. Los científicos honestos y precisos han desenmascarado el SIDA hace mucho tiempo por ser nada más que una mera mentira lucrativa!

Al día de hoy, ninguna prueba única para la supuesta existencia del denominado SIDA-Virus ha sido presentada. Otro dato interesante es que los llamados “Test del SIDA ” salieron mucho antes que la abreviatura “SIDA” llegara a existir en relación con su significado hoy en día.

Además, los efectos secundarios de la medicación no se pueden distinguir de los síntomas atribuidos a la enfermedad en sí.

Las pruebas de anticuerpos VIH, no sólo son inútiles, sino peligrosas, ya que no tienen validez. Las mujeres embarazadas y las personas con infecciones comunes como la gripe reciben un diagnóstico mortal por medio de estas pruebas. Existen 60 enfermedades diferentes que pueden causar que las pruebas de VIH den resultados positivos. Los métodos de prueba exactos y su interpretación difieren de un país a otro, lo que resulta en que por ejemplo, una persona que dio positivo en Inglaterra, posiblemente, dé un resultado negativo en Grecia o Nueva Zelanda.

James Shikwaiti, economista libertario de Kenia y Director de la Red Económica Región Inter, dijo en una entrevista en 2005: “El SIDA es un gran negocio, tal vez el mayor negocio de África. No hay nada más que puede generar tanto dinero como las cifras impactantes sobre el SIDA “.

El SIDA, la supuesta “epidemia” y “más letal de todas las enfermedades”, da cuenta oficialmente al menos 600 muertes por año, con, supuestamente, 2.000 nuevas infecciones cada año sólo en Alemania. Si bien estas cifras se respetan y salen de proporción, las enfermedades y las causas reales devastadores de muerte son barridas bajo la alfombra. En Alemania, por ejemplo, todos los años

16.000 personas mueren a causa de la negligencia médica,
algunos 50.000 más debido a la falta de higiene en los hospitales,
42.000 mueren por el consumo de alcohol,
74.000 mueren por el consumo de tabaco
y no menos de 130.000 personas mueren a causa de las consecuencias del exceso de peso.

Sin embargo, nunca nadie se entera de estos hechos, mientras que el “SIDA” sigue siendo presentado como la mayor amenaza para la salud de nuestro tiempo. En otras palabras: Presuntos virus HIV mata a menos personas por año que el médico que lo diagnosticó.

Breve retrato de la cineasta Anne Sono:

Nacida 1966 en Siegen / Alemania

Economista de negocios, autora, propietaria de Blue Bell Media, fundadora de una guardería alternativa y una escuela alternativa, orgullosa madre de dos hijos. Otras películas en alemán incluyen “… ich denn Werde gelebt haben”; “Traumschule”; “Schulfrei”; “Das Narrenschiff”

El tema común en todas sus obras es: ¿cómo nosotros como individuos podemos superar nuestros miedos y avanzar hacia la auto-responsabilidad y la confianza?

 Esta película va a cambiar todo lo que creías saber sobre el VIH y el SIDA. Te invitamos a empezar a cuestionar lo que nos dicen los llamados “expertos” y a recuperar la responsabilidad personal sobre nuestro propio cuerpo y nuestra propia vida.